GUÍA PARA COMPRAR UN ORDENADOR. 1ª PARTE: ¿A MEDIDA O “DE MARCA”?

Ordenadores-a-medida1

Un ordenador “a medida” o “clónico” es un equipo ensamblado a partir de componentes de varios fabricantes. Por ejemplo una placa base de Asus, una fuente de alimentación NOX, un microprocesador de Intel, un disco duro de Western Digital, una tarjeta gráfica de Gigabyte, un grabador de dvd de LG… En cambio, un ordenador de marca, es un equipo ensamblado a partir de componentes de varios fabricantes. Por ejemplo una placa base de Asus, una fuente de alimentación NOX, un microprocesador de Intel, un disco duro de Western Digital, una tarjeta gráfica de Gigabyte, un grabador de dvd de LG… A veces los equipos de marca incluyen algún componente de la marca que les da el nombre otras veces, ni eso.

No; no nos hemos equivocado con un “corta y pega” mal hecho. Si hemos utilizado casi las mismas palabras para describir los ordenadores a medida y los de marca, es porque a nivel de hardware son prácticamente iguales, y dependerán más de la gama y el precio del equipo que de si es de uno u otro tipo. ¿Entonces cuál es la diferencia? La mayor diferencia sería que en un ordenador «clónico / a medida» podemos elegir los componentes nosotros. En un ordenador de «marca» la mayoría o todos los componentes los elije el fabricante. La calidad resultante de cada uno de los equipos dependerá directamente de los componentes que haya elegido el usuario «equipos clónicos» o el fabricante en los «equipos de marca».

A nivel de software encontrarás más diferencias entre un ordenador clónico y otro de marca. Los clónicos vienen “limpios”, así que pueden configurarse con cualquier software compatible con su arquitectura de funcionamiento. Por tanto, podrás elegir el sistema operativo y los programas que quieres instalar: cualquier versión de Windows, distribuciones de Linux, antivirus, suites de ofimática, reproductor multimedia… En cambio, los ordenadores de marca suelen salir a la venta con un determinado sistema operativo preinstalado para cada modelo. Y, a menudo, incluyen gran cantidad de “bloatware”. Ese es el nombre que se da al software inútil que los fabricantes de equipos informáticos suelen incluir: versiones de evaluación de múltiples programas que caducan al poco tiempo de comprar el equipo; aplicaciones que supuestamente sirven para que el ordenador funcione mejor, pero que generalmente lo único que hacen es consumir recursos y entorpecer su funcionamiento; molestas ventanas emergentes que nos interrumpen para recordarnos que hemos comprado un ordenador de tal o cual marca; juegos a los que nunca jugaremos y accesos directos a páginas de compra por Internet… La mayoría de esos programas preinstalados no hacen más que ocupar espacio, hacer que el arranque del sistema se eternice y ralentizar el funcionamiento general del sistema operativo.

En cuanto a la garantía, el ordenador “de marca” suele ofrecer la garantía vinculada al equipo en su totalidad. Esto implica que cualquier modificación en el hardware, como añadirle más memoria RAM o un disco duro extra anula la garantía. En muchas ocasiones esta garantía se vincula también al sistema operativo y al software preinstalado, por lo que la pierdes si borras el sistema que venía con el equipo e instalas otro. En caso de fallo tendrás que enviar el equipo entero al servicio técnico de la marca, lo que suele implicar bastante tiempo sin ordenador.

En los ordenadores “a medida”, la garantía es doble: la que corresponde al ensamblador, sobre el montaje y la configuración y la que da el fabricante sobre cada uno de sus componentes. Ambas suele ocuparse de gestionarlas el vendedor. Esto hace que la gestión de cualquier problema suela ser mucho más flexible y rápida, porque en caso de que un componente salga defectuoso, lo normal es que, una vez se compruebe que el problema está cubierto por la garantía, te lo sustituyan casi en el acto. También suelen ser mucho más rápidos en la resolución de problemas de montaje y configuración. Sobre esto, seguro que muchos podréis contar experiencias negativas. Tanto en el caso de ordenadores clónicos como de ordenadores de marca, dependerá de la seriedad y de la responsabilidad del vendedor y del fabricante la gestión correcta de la garantía de los aparatos.

¿Y en el precio? Ahí si que las diferencias se suelen notar y bastante. No se puede decir que los ordenadores de marca son caros y los clónicos baratos (eso dependerá de los componentes que lleven). Pero a igualdad de hardware sí es mucho más barato un ordenador a medida que un modelo de marca. Además, en las marcas hay una tendencia a montar los componentes de última tecnología en sus modelos de gama alta, usando las gamas más económicas para dar salida a los stocks de componentes obsoletos. Y, si queremos hacer alguna modificación o mejora sobre la configuración base de un equipo de marca (como aumentar la memoria RAM, ponerle un disco sólido o una tarjeta gráfica más potente), suele suponer tiempo de espera y un coste bastante elevado, mientras que en un clónico se hace sobre la marcha y el coste solo será sólo será el de los componentes que quieres cambiar o añadir.

¿Qué eliges, un ordenador a medida o uno de marca? Yo soy parte interesada, así que, si me lo preguntas, te diré que un ordenador a medida con unos componentes bien elegidos, un montaje cuidadoso y bien probado y testeado te dará lo mismo o más que un ordenador de marca por un precio mucho más bajo. Y que además puedes afinar al máximo para conseguir el equipo que mejor se ajuste a tus necesidades, a tu presupuesto y a tus gustos estéticos. Eso sí, el resultado final de un PC confeccionado a medida va a depender mucho del “sastre”. Acude a un establecimiento de confianza y ponte en manos de profesionales que te ayuden a seleccionar los componentes para un equipo equilibrado, que se esmeren en el montaje y que respondan en el servicio postventa.